Mujer y Desarrollo: una apuesta por el empoderamiento de la mujer

En Ocensa cuidamos de nuestras comunidades y reconocemos el papel decisivo que tienen las mujeres en el bienestar y el desarrollo de los territorios.


En Ocensa cuidamos de nuestras comunidades y reconocemos el papel decisivo que tienen las mujeres en el bienestar y el desarrollo de los territorios. Esto nos ha llevado a encontrar grandes oportunidades para contribuir con su educación, independencia económica, y reparación del tejido familiar. Todos como aspectos relevantes que permiten fortalecer su rol. Por eso, desde nuestra compañía hemos llevado a cabo el programa Mujer y Desarrollo, una experiencia enriquecedora e inspiradora, cuyo objetivo ha sido dignicar y empoderar a las mujeres de las distintas zonas en las que tenemos presencia.

Hoy queremos compartir contigo lo que ha sido el proceso en Casanare y cómo hemos contribuido, impulsando a las ideas e iniciativas lideradas por mujeres, en algunos de los municipios del departamento.

El programa

Mujer y Desarrollo surge en 2015 para sumarnos al proceso de empoderamiento y dignificación del rol de las mujeres como lideresas, gestoras y protagonistas del desarrollo, por medio de una intervención integral de su entorno personal, familiar y comunitario.

Gracias a un trabajo colectivo entre el Estado, la academia, la comunidad y otras entidades comprometidas con el desarrollo local y el papel de la mujer, concentramos nuestros esfuerzos entre tres grandes líneas que consideramos fundamentales para mejorar la calidad de vida de las mujeres y para que puedan ser aliadas estratégicas en la construcción de país.

Te contamos de qué se trata cada una.
  • Mujer y Educación: promovemos y apoyamos el acceso y la permanencia de las mujeres en las Instituciones de Educación Superior, de cara al ámbito laboral.
  • Mujer y Familia: implementamos estrategias que ayudan a revisar y mejorar las pautas de crianza y a fortalecer la calidad del relacionamiento y de la comunicación de la dinámica familiar; así como mejorar las condiciones sicas de las viviendas.
  • Mujer y Comunidad: potenciamos la participación de la mujer en el espacio público y produc vo, por medio de emprendimientos, liderazgos o vocerías.
Hablemos de nuestra gestión en Casanare

De acuerdo con la Gerencia de Responsabilidad Social de Ocensa, la intervención de la compañía se ha caracterizado por dinamizar la sinergia y el trabajo colaborativo en el departamento.

Asimismo, uno de los resultados más satisfactorios ha sido impactar en la forma en que la mujer se concibe, tanto a sí misma como en su relación con el entorno.

Así hemos implementado las tres líneas del programa en este departamento:

Mujer y Educación:

Queremos que las mujeres no solo cuenten con condiciones dignas en la infraestructura física de sus viviendas, sino que además vivan en hogares saludables que les permitan fortalecer sus habilidades. Lo hemos hecho de esta manera:

  • En el 2015 realizamos el mejoramiento de 47 viviendas en el municipio de Monterrey.
  • Entre 2016 y 2018, intervinimos 25 casas en seis veredas del municipio de Aguazul. Y entre 2019 y 2020 llevamos a cabo la construcción y el mejoramiento de 28 viviendas allí mismo.
  • Entre 2017 y 2018, mejoramos 22 viviendas en Sabanalarga.
  • En el 2017 hicimos el mejoramiento de 96 casas en el municipio de Tauramena.
Asimismo, hemos liderado procesos de mediación y de planes de vida familiar, con el propósito de que los integrantes de cada hogar intervenido puedan trabajar unidos por el cumplimiento de sus sueños.
Mujer y Educación:

Uno de los mayores orgullos que nos deja la labor en Casanare es el programa Mujeres Visionarias, el cual inició en el municipio de Tauramena con 136 mujeres capacitadas, 50 de ellas beneficiadas con el Capital Semilla para materializar su sueño de tener o fortalecer una unidad productiva sostenible. Este proyecto se llevó a cabo entre el 2018 y el 2019, y durante el 2020, en medio de la pandemia, muchas de las mujeres visionarias lograron mantener el ingreso de recursos económicos para sus familias en tan difíciles momentos.

Asimismo, estamos en la ejecución de nuestro proyecto Reactivación Sostenible, que busca impulsar y reactivar unidades productivas que se vieron afectadas por la pandemia. Por ello, con la Fundación Oleoductos de Colombia, PeaceStartup Foundation y otras entidades aliadas, hemos llevado a cabo esta reactivación económica en diferentes unidades como:

  • Productos Apos (Tauramena): Una empresa liderada por mujeres y dedicada a la investigación, elaboración y comercialización de jabones y aceites ecológicos y orgánicos, algunos de ellos con propiedades medicinales.
  • Asociación Escuela de Artes y Oficios (Sabanalarga): unidad productiva, liderada por mujeres, tanto del sector urbano como de las veredas del Municipio de Sabanalarga, enfocada en la confección, artesanía y gastronomía a base de naranja.
  • Aloe Moncas (Monterrey): en esta empresa, la sábila orgánica es protagonista por medio de su producción y comercialización a través de estructuras organizativas bastante importantes.
Componentes del programa a partir de 2021
  • Componente económico: basado en una estrategia que busca la independencia de la mujer y la reactivación de la economía con enfoque de género a través del fortalecimiento de unidades productivas en sectores relevantes para el desarrollo municipal y para la adecuada gestión ambiental que promueva la reactivación y la generación de empleo.
  • Buscamos el desarrollo de habilidades y actitudes para el curso de la vida, la gestión emocional, la conciencia corporal, la resiliencia, la restauración y el crecimiento espiritual, lo que permite que las mujeres reconozcan las violencias con enfoque de género y sean promotoras de sus derechos.
  • Componente ambiental: potencia la creación y gestión de proyectos y programas de educación ambiental para la mitigación y adaptación al cambio climático y para la gestión, protección y recuperación de los recursos ambientales.
  • Comunicación para el desarrollo: una línea que pretende generar apropiación y reconocimiento del Programa en los diferentes grupos de interés a través de acciones de comunicación basadas en la construcción participativa, difusión y movilización.
  • Componente educativo: tiene la meta de fomentar en las mujeres su desarrollo de conocimientos, habilidades y competencias para la inserción en el mercado laboral, sea como empleadas o emprendedoras, y para la gestión ambiental y de los derechos propios, promoviendo estudios técnicos y tecnológicos de acuerdo con la visión, necesidades y desarrollo empresarial del territorio.

En Ocensa impulsamos el desarrollo y empoderamiento de nuestras mujeres.